El Taekwondo es un Arte Marcial de auto defensa que tiende a un noble rearme moral, a un alto grado de cumplimiento intelectual, a técnicas elegantes, y a la belleza de la forma física, se puede considerar como parte de la vida cotidiana, tal como lo son la respiración y el pensamiento.

Un cuerpo que ha adquirido el máximo de su rendimiento, a través de un entrenamiento intensivo, tanto físico como mental. Es un arte marcial que no tiene igual en potencia o técnica. Como arte marcial, su disciplina, y entrenamiento técnico y mental son los morteros para construir un fuerte sentido de justicia, humildad y resolución. Es el acondicionamiento mental que marca la diferencia entre el verdadero practicante y el sensacionalista a quien sólo le basta con dominar los aspectos técnicos del combate de este arte.

Esta es una de las razones por las cuales se dice del Taekwondo que es un arte de defensa personal. También implica un cierto modo de pensar y vivir, particularmente instigando al concepto de un espíritu de estricta disciplina auto impuesta y un ideal de noble rearme moral. Su descripción más precisa es casi un culto.

Taekwondo es un arte marcial moderna

Para presentarlo de modo sencillo, el Taekwondo es una versión de combate moderno sin armas establecida con un propósito de auto defensa. Sin embargo, el Taekwondo es más que esto. Es la utilización científica del cuerpo en el método de auto defensa. Reformulando técnicas de Artes marciales tradicionales como el Taek kyon y Karate aplicando principios de Física moderna como la Aceleración, Masa y superficie. Y el Movimiento ondulante como base del Taekwondo moderno.

La traducido literal del Taekwondo

“Tae” representa la acción de saltar o volar, golpear o destrozar con el pie. “Kwon” representa el puño, sobre todo para golpear o destruir con la mano o el puño. “Do” significa arte o camino, el modo correcto construido y establecido por los santos y los sabios del pasado. En conjunto, “Taekwondo” indica el entrenamiento mental y las técnicas del combate sin armas para la auto defensa, implicando habilidad de los puños, patadas, bloqueos y las defensas con pies y manos desnudas para una destrucción rápida del adversario o de varios adversarios móviles.

Mal empleado, el Taekwondo puede ser un arma mortal. Por eso, el entrenamiento mental debe insistir sobre la prevención de utilizarlo con malos fines. Por lo que respecta a las mujeres, sin duda encontrarán en el Taekwondo un arma inapreciable para enfrentar situaciones riesgosas. Son numerosos los casos donde mujeres endebles se han protegido eficazmente, y, sólo pudieron actuar así por ser versadas en el arte de la defensa personal

Deja un comentario